Entrevista a Carlos Peña, sobre el mercado de M&A en España

TTR - Transactional Track Record, Informe agosto 2016

Con 8 meses concluidos del año 2016 ya pueden sacarse algunas conclusiones con ciertas garantías. ¿Cómo definiría usted la marcha de la actividad del mercado de M&A en España en lo que va de 2016? ¿Qué previsiones se manejan para lo que resta de año?

El pasado ejercicio fue un buen año, en mi opinión, para el M&A, y el comienzo del presente también. En la actualidad, yo no diría que hay un parón, pero sí una cierta ralentización. Ello puede deberse a diversos factores, algunos locales, como la inestabilidad política en España, lo que implica una ausencia de reformas necesarias. Además, la incertidumbre lleva a cortar la tendencia de crecimiento, lo que impacta de lleno en las actividades de M&A en España. Si a eso le sumamos los factores internacionales, la desaceleración en grandes países de la eurozona, con la variable añadida del Brexit, surge un cóctel de incertidumbre que impacta en el crecimiento y, por ende, en la actividad de M&A.

En este año se ha notado una caída del número de operaciones que superan los mil millones de euros respecto a años anteriores. ¿A qué cree usted que se debe estar circunstancia? ¿Debe ser motivo de preocupación en el mercado?

Además de las razones dadas en el apartado anterior, en el caso de España cabe también recordar que el año pasado los grandes grupos sí salieron de compras y hubo millonarias operaciones, como Telefónica, Repsol,  Cellnex, Grifols, Banco Sabadell. Ahora bien, las razones dadas de incertidumbre política, con sus consecuencias lógicas, no parece que sean la mejor motivación para emprender esas multimillonarias inversiones.

Es de obligada mención, por haber participado usted en el asesoramiento, la operación cerrada en abril de 2016 entre Acciona Windpower y Nordex, que mediante transacciones accionariales permite la formación de una alianza internacional en el negocio de la energía eólica. ¿Cree usted que el sector de las energías renovables, y particularmente el de la energía eólica, incrementará aún más su protagonismo en los próximos años en nuestro país? ¿Qué otros sectores presentan potencial de crecimiento?

El sector de las energías renovables ha sido protagonista en la economía del país, primero, de manera positiva, por su gran desarrollo que nos convirtió en un modelo internacional, pero en segundo lugar, de manera negativa, por el gran recorte retributivo que estas instalaciones han padecido, recientemente confirmado por los tribunales.

A pesar de todo, existen importantes operadores interesados en dinamizar el sector, mediante la compra de activos a bajo precio, y España necesita potenciar las energías renovables para cumplir sus compromisos verdes en 2020, por lo que seguiremos asistiendo a importantes cambios en este sector en el futuro.

El sector Fintech, especialmente tras el Brexit, está llamado a revolucionar los mercados financieros en los próximos años, por lo que veremos grandes crecimientos e importantes transacciones en esta área, que contribuirán a rediseñar el mapa financiero. 

Durante su carrera laboral ha participado usted en numerosos asesoramientos en operaciones entre entidades españolas y entidades extranjeras. ¿Cuáles son los elementos que más interesan a un inversor extranjero para entrar en el accionariado de empresas españolas?

Las razones para invertir en España de los inversores extranjeros son, por un lado, las comunes a toda regla de inversión, la esperanza de hacer un buen negocio. Nuestro país ofrece en la actualidad una buena razón: es barato para los inversores y eso genera muy buenas oportunidades. Históricamente, las razones han sido diversas, pero ofrece solvencia, competitividad y potencial de crecimiento. Es un mercado con más de 40 millones de consumidores y  más de 60 millones de turistas. Nuestra economía es una economía abierta con muy pocas restricciones a la inversión extranjera.

Creo también, como característica especial, que España ha sido para algunos inversores la vía para entrar en Iberoamérica. Con todo, nuestra legislación puede ser acusada por los sajones de demasiado burocrática.

En base a su papel como abogado, y también como miembro del Consejo de Administración de compañías cotizadas y no cotizadas, ¿cree usted que las empresas españolas tienen menos vocación internacional en términos de adquisiciones de empresas? ¿Considera que confían más en el crecimiento orgánico que inorgánico fuera de nuestras fronteras?

Creo que las empresas españolas hace ya tiempo que tienen una voluntad de crecimiento internacional. Reitero lo dicho en el punto 2 anterior, pero desde hace mucho tiempo, cabe recordar el término de “conquistadores”, tal vez un tanto peyorativo, que se les daba a nuestras empresas en América Latina. Además, también adquieren en otros mercados, es patente cómo nuestras grandes empresas han hecho del Reino Unido unos de sus mercados favoritos. Allí están Telefónica, Iberdrola, Banco Santander, Sabadell o Ferrovial y por ello se entiende la preocupación actual por el Brexit.

Publicación
Entrevista Carlos Peña - Informe TTR agosto 2016
Descargar
PDF 135,9 kB

Profesionales relacionados

La foto de Carlos Pena
Carlos Peña
Socio
Madrid