Home / Publicaciones / El legado de Ruth Bader Ginsburg en materia de Derechos...

El legado de Ruth Bader Ginsburg en materia de Derechos de Autor

No hace mucho en este mismo espacio analizábamos el tema del registro de marca de booking.com, el cual, al ser concedido, reflejó un antecedente importante respecto a la registrabilidad de las marcas relacionadas con su condición de términos genéricos y por tanto irregistrables. Esa decisión fue escrita por la Juez de la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos, Ruth Bader Ginsburg.

Ahora, debido a su muerte, el mundo rememora y rinde homenaje a una gran mujer que mediante toda una larga carrera consagrada al derecho y a las leyes, dejó un muy importante legado en temas como equidad e igualdad de derechos, sobre todo en temas de género.

A pesar de que se le conoce por estos temas tan importantes, Bader Ginsburg tuvo también relevancia en casos del tema que nos ocupa en este espacio. Los derechos de autor.

En efecto, al ser Jueza de la Corte Suprema de Justicia, tuvo que ser parte de casos muy interesantes en muy variadas materias de derecho y su posición en temas de derechos de autor fue muy interesante. Algunas personas afirman que jueces liberales como ella, tienden a tener posiciones relacionadas con derechos de autor que tienden a limitar los derechos de los titulares de este tipo de derechos. Esto podría pensarse si se afirmara que unos derechos de autor más fuertes solamente protegen los derechos de los titulares de los mismos. Si se piensa que una protección adecuada protege nuestro ordenamiento y desarrollo, se entiende esta posición.

Bader Ginsburg a pesar de ser conocida como una Jueza liberal, tuvo durante su vida posiciones que fortalecieron los derechos de autor y se considera que fue ella la mayor protectora de estos derechos dentro de esta corte.

Uno de los casos más significativos en materia de derechos de autor en los que tomó parte activa como ponente de la decisión fue Eldred v. Ashcroft de 2003. En este caso se decidía la validez de una ley de derechos de autor que extendía por 20 años más la vigencia de estos derechos, frente a la norma anterior que regulaba la materia. Los titulares de derechos de autor temían que de darse este análisis en la Corte Suprema, se abriera un debate sobre la existencia y extensión misma de estos derechos y cómo estos podrían afectar, según algunos, la libertad de expresión. De manera acertada la Jueza Bader Ginsburg afirmó que estos debates no pertenecían en la Corte y de ser necesario darlos, este debate debería darse en la rama legislativa.

Dentro de los casos relevantes relacionados con derechos de autor en los cuales participó activamente Bader Ginsburg se pueden destacar también Golan v. Holder, que versó sobre obras creadas en el exterior y la protección de obras que se consideraba que eran parte del dominio público. En su decisión, la jueza manifestó: "Ni la cláusula de derechos de autor y patentes ni la Primera Enmienda hacen que el dominio público, en todos y cada uno de los casos, sea un territorio del que nunca se puede salir". Es interesante analizar esta decisión porque haciendo un paralelo con nuestro propio esquema de protección de derechos de autor, el concepto de un dominio público cambiante es muy interesante.

Defender los derechos de autor no necesariamente significaba ponerse del lado de las grandes corporaciones. En New Yok Times Co v. Tasini, decidió que los editores infringían los derechos escritores freelance, al incluir sus escritos en bases de datos electrónicos, y en Petrella v. Metro-Goldwyn Meyer extendió el término en el que tienen los demandantes para presentar acciones por infracción de derechos de autor.

A través de su carrera podemos ver como la Jueza Bader Ginsbursg fue una fuerte defensora de los derechos de autor que solía ponerse del lado del creador, fuera éste una gran organización o un individuo. Bader Ginsburg entendió entonces que el derecho de autor es sobre proteger las creaciones del intelecto, independientemente de su origen.

Autores

Karl Mutter
Karl Mutter, LL.M.
Socio
Bogotá